Rearmonizar con Sustitución Simple

Si comparáramos la rearmonización de un tema a repintar un coche, la sustitución simple sería como elegir una variante del mismo color (usar fucsia para rosa, índigo para azul, ocre por amarillo...).

La sustitución simple consiste en reemplazar un acorde por otro que tenga una función armónica similar. Te permite cambiar el sonido de un tema sin que pierda su "color" original.

Para usar la sustitución simple como una técnica de rearmonización, es necesario entenderla división de los siete acordes diatónicos con séptima (cuatríadas) en tres grupos o familias. Cada una de esas familias de acordes tienen una función. La función de un acorde es su tendencia al movimiento o al reposo, dentro de una frase musical.

Cojamos el tono de C como ejemplo.

Acordes ditónicos con septima en C

Familia de Tónica

Símbolo de Análisis: (T)

La familia de acordes de tónica tienen una función de reposo. Los acordes de este grupo tienden a sonar estables. Tienen poco sentido de movimiento y casi siempre aparecen en los finales de frase en la música popular y temas estándar.

Los acordes diatónicos construídos en el primero, tercero y sexto grado de una escala son los pertenecientes a este grupo.

Acordes de la familia de tónica en C

Los acordes de la familia de tónica tienen varias notas en común. Son considerados de reposo porque no contienen el cuarto grado de la escala (F en la escala de C). Al cuarto grado de cualquier escala mayor se le conoce como nota de tendencia, tiende a "pedir" al oído la resolución al tercer grado de la escala cuando se toca sobre Imaj7.

Familia de Subdominante

Símbolo de análisis: (SD)

Los acordes en la familia de subdominante tienden, moderadamente, al movimiento dentro de la frase musical. Todos los acordes de esta familia contienen el cuarto grado de la escala, que no es una nota de reposo.

Los acordes construidos en el segundo y cuarto grado de la escala forman este grupo. También se incluye en este grupo el V7sus4, por contener el cuarto grado de la escala en vez del tercero. Además, al usar la cuarta en vez de la tercera se rompe el tritono que le da a los acordes de dominante su color característico.

Acordes de la familia de subdominante en C

Familia de Dominante

Símbolo de análisis (D)

Los acordes de la familia de dominante suenan como no resueltos, y tienen una fuerte tendencia a la resolución. Se dice que tienen una función de "movimiento". Casi siempre preceden a finales de frase en la música popular y temas estándar.

Los acordes V7, VII7b5, y en ocasiones, el V7sus4, están en esta familia. (El V/sus4 tiene una función de dominante cuando resuelve directamente a Imaj7, incluso aunque haya perdido el intervalo de tritono).

Acordes de la familia de dominante en C

V7 y VII-7b5 comparten muchas notas en común. Además contienen el cuarto y séptimo grado de la escala. Al la distancia interválica entre estas dos notas se le llama tritono, también conocido como cuarta aumentada. El sonido del tritono produce una alta sensación de movimiento, que es lo que tienen en común los acordes de esta familia. A menudo, los acordes de la familia de dominante resuelven a un acorde de la familia de tónica.

Tritono-C7

Funcionamiento de la Sustitución Simple

En los siguientes ejemplos exploraremos como funciona la sustitución simple.

Sustitución simple- Base

A continuación, modificaremos el modelo con sustitución simple.

Observa que la función del acorde se mantiene en cada compás. Fíjate detenidamente en el ejemplo, y verifica que el análisis funcional de cada acorde en la frase original coincide con el de la frase rearmonizada.


Sustitución simple 1

Veamos otra variación:

Sustitución simple 2

Veamos un ejemplo más, tomando esta vez una frase de un estandard de jazz, los cuatro primeros compases de Cootton Tail de Duke Ellington.

Cotton Tail ex

Primera variación:

Cotton Trail variación 1

Una segunda variación podría ser:

Cotton Trail variación 2

Relación Melodía/Armonía

Cuando se usan estas sustituciones hay que prestar mucha atención a las relaciones entre melodía y armonía, o lo que es lo mismo, los intervalos creados entre las notas de la melodía y las notas que forman el acorde sustituto. En ocasiones, las notas en el nuevo acorde pueden "chocar" con la melodía.

Intervalos "indeseables" de b9

Cuando uses sustitución simple, evita los intervalos no deseados entre melodía y armonía de b9 (o b2). El intervalo de b2 es de medio tono (b9 es 1 octava más medio tono). Este intervalo crea una disonancia lo suficientemente fuerte como para destruir la función básica del acorde. Como norma general, evita el uso de un acorde sustituto que crée un intervalo de b9 con cualquiera de las notas de la melodía.

El V7b9 es la única excepción común a esta regla. El V7b9 a llegado un sonido aceptado en muchos temas de jazz y pop. Por ejemplo, un C7b9 resolviendo a un Fmaj7 en tono de F, funciona porque la b9 se combina con el intervalo de tritono. Esta combinación sigue tendencias melódicas establecidas. Sin embargo, muchos oyentes perciben las combinaciones con b9 como errores o notas equivocadas cuando no se ajustan a patrones de resolución muy arraigados.

En el siguiente ejemplo, el III-7 crea un indeseable intervalo de b9 en la melodía. La última nota, G, forma un b9 con F#, que es la quinta del acorde de B-7. El acorde tiene una cualidad de menor que no se define bien combinada con un b9.


Intervalo b9

Intervalos "indeseables" de tritono

Evita los "indeseables" intervalos entre melodía y armonía de tritono (#4/#11) en acordes de menor séptima.

Cojamos el siguiente ejemplo:

Tritono example base

A continuación, vemos como la nota B en la melodía de D-7 crea un intervalo "indeseable" de tritono con F, la tercera del acorde. Esta combinación de tritono entre melodía y armonía destruye la función original del acorde, transformando el D-7 de subdominante a una estructura rara de dominante. El sonido resultante es disonante e incómodo en un contexto diatónico simple. La combinación de intervalos no mezcla ni resuelve de la mejor manera dentro de la frase.

Tritono example rearmonizado

Resulta interesante que el acorde IVmaj7 (Fmaj7) pueda ser usado con #4 en la melodía mientras que su sustituto simple, II-7 (D-7), no funciona tan efectivamente con la misma combinación melodía/armonía, aunque los dos acordes compartan la misma función de subdominante.

La mayoría de arreglistas de música popular se adhieren a la regla tácita de no usar el intervalo #4 en acordes de menor séptima, porque pueden crear un cambio demasiado grande en el sonido y caracter respecto del acorde original. Para el oyente, incluso para el no músico, el Fmaj7 con B en la melodía suena sutilmente menos raro que D-7 con B en la melodía.

Intervalos de 13ª

El uso de 13ª en la melodía con acordes de menor séptima, lo cual produce un tritono con la tercera, resulta aún más raro cuando el menor séptima es un II-7 seguido de V7. El sentido de cadencia resulta más evidente cuando el intervalo de tritono, con su mayor sensación de movimiento, se reserva para el V7.

Evita el uso de 13 y b13 en la melodía de acordes II-7.

No lo compliques

Otra regla general en la rearmonización de temas populares: no lo compliques.

Una vez que hayas elegido tus acordes sustitutos principales, puedes añadir acordes adiccionales para ayudar a "suavizar" la progresión. Esto incrementará el número de acordes usados en cada compás. A esto se le suele denominar incrementar el ritmo armónico.

En general, un ritmo armónico más activo produce una frase musical más enérgica, mientras que los ritmos armónicos más lentos son más lánguidos. Trata de evaluar el efecto de diferentes ritmos armónicos con cada ejemplo musical que te encuentres.

Aumentando el número de acordes por compás la progresión da un sentido de "más cargado". Los estandar de jazz y temas de bebop, que a menudo usan dos o más acordes por compás, tienen un ritmo armónico rápido. En contraste, en estilos pop contemporáneos, un solo acorde puede ocupar varios compases.

Y como todo lo relacionado a la música....esto es teoría, aplícalo en la práctica, cuanto más mejor. Las reglas están para romperlas, y en última instancia, siempre es el oído el que manda. Si algo te suena bien...es que está bien ( al menos para tí).

Comentarios 0

Añadir comentario





Vista previa

(anonymous) escribió::
25 de mayo del 2019, a las 12:22


Añadir un nuevo comentario:


Vista previa